Escucha nuestra Radio Online

        

 

Video del ayer

Nuestras Visitas

202691
HoyHoy8513
AyerAyer10808
Esta SemanaEsta Semana52033
Este MesEste Mes100001
TotalTotal20269126

Contenido flash alternativo

Para ver este flash necesitas tener activado javascript en tu navegador y actualizada la versión de reproductor flash.

Fotos para Recordar

 

 

Biografías

Raphael
Leo Dan
Piero De Benedictis
VItin Aviles
Nino Bravo
Palito Ortega
Lucho Gatica
Prev
16-12-2012
16-12-2012
07-08-2012
07-08-2012
07-08-2012
07-08-2012
Next

¿Se puede superar el miedo a morir?

La tanatofobia o miedo exagerado a la muerte puede ser algo aterrador para mucha gente. Pero existen medios para superarla.

En la actualidad existen muchos tratamientos destinados a luchar contra la tanatofobia (Del griego thánatos, ' muerte', y phóbos, ' miedo'), pues no deja de ser un problema atenazador para quien lo padece. Los tanatofóbicos llevan la ansiedad natural del ser humano ante el hecho de morir hasta un extremo excesivo que les hace sufrir y limita su vida cotidiana. Se trata de un trastorno que no proviene de factores objetivos; la prueba es que la tanatofobia es bastante menos común entre la gente mayor, que por lógica tiene más posibilidades de fallecer antes, que entre personas más jóvenes y sanas.

 

 

Este síndrome se relaciona con la necrofobia, que es el miedo a las cosas muertas. A veces, ambos términos se emplean indistintamente, pero la tanatofobia define algo más específico, pues incluye, aunque no se limita a ella, el miedo a la propia muerte, o también a menudo el temor a perder a un familiar o a un amigo cercano en un futuro próximo. Necrofobia es más bien el miedo a la muerte en general, a las cosas muertas, como cadáveres humanos y animales, así como a ciertos objetos o rituales asociados a la muerte, por ejemplo, ataúdes, tumbas, lápidas o cementerios.

En el caso de la necrofobia, el término se deriva del griego necros (cadáver) y phobos (miedo). Quienes padecen de esta condición no son capaces de explicar con claridad el sentimiento escalofriante y paralizante que experimentan al encontrarse frente a una momia o a un

Quienes padecen de esta condición no son capaces de explicar con claridad el sentimiento escalofriante y paralizante que experimentan frente a una momia o a un muerto.

Pero volviendo al miedo más específico de la tanatofobia, es decir, del propio fallecimiento, suele originarse, como otras fobias, por algún acontecimiento traumático sufrido en la infancia o bien por un miedo infantil no tratado a tiempo y que termina por desembocar en una fobia. Esta condición puede generar ataques de pánico, por lo que los tratamientos pueden llegar a incluir medicamentos para controlar la ansiedad. En ocasiones existen también varias manifestaciones físicas causadas por la tanatofobia, como boca seca, insomnio, ataques de ansiedad, palpitaciones y temblores. Los temblores, por lo general, comienzan en las manos; luego pueden repetirse en episodios intermitentes que aumentan gradualmente en frecuencia y severidad a lo largo del tiempo.


Para superar la tanatofobia se puede acudir a un especialista. Las terapias contrastadas más efectivas usan estrategias para detener los pensamientos intrusivos, relajarse y centrar la mente en el presente parando la continua anticipación. Pero hay métodos aún más revolucionarios. Hoy se están aplicando técnicas de realidad virtual para tratar este trastorno. Este mismo año, Mel Slater, investigador ICREA del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Barcelona, ha publicado un estudio en el que aplica la realidad virtual de forma terapéutica.

Consiste en hacer sentir a los afectados que un cuerpo virtual es el suyo real. Después se les pide que se "salgan de su propio cuerpo" y se observen desde arriba, es decir, que tengan una experiencia artificial de viaje extracorporal. Los resultados muestran que el método sirve para perder gran parte del miedo a la muerte. Según Slater, se debe a que la experiencia permite vivir a fondo la sensación de supervivencia más allá del cuerpo físico.

 

PUBLICIDAD

Emisoras de la red